Atlético: Reinildo envió: “Lo único que me importa es robar e ir preso” | Fútbol | Deportado

Atlético: Reinildo envió: “Lo único que me importa es robar e ir preso” |  Fútbol |  Deportado

La vida no ha sido fácil para Reinildo Mandava (Mozambique, 30 años). Crecer en medio de la pobreza y ver a un niño le planteó el peligro de llamar a paseos que llevaban una agenda para entrenar. No sonríe para hablar de las duras vidas que afrontó en su país, ni siquiera para explicar el día y el día del año en que tardó en recuperarse de una grave lesión de rodilla. Simeone se recuperó de un futbolista que le ofreció energía en grandes dosis y que vendió la mayor cantidad de duelos defensivos individuales que fueron protagonistas. Este martes en San Siro, podrías ser uno de los clubes que apoye el potente ataque del Inter de Milán.

0

Sommer, Darmian, Dimarco, Alessandro Bastoni, de Vrij, Benjamin Pavard, Barella, Mkhitaryan, Marcus Thuram, Lautaro Martínez y Calhanoglu

0

Oblak, Marcos Llorente, Samuel Lino, Mario Hermoso, Witsel, Savic, De Paul, Pablo Barrios Rivas, Depay, Griezmann y Koke

goles

Pedido. En el primer comunicado de prensa que Dios trajo la recuperación dijo que había pasado por cosas peores en su vida que la lesión.

Respuesta. Es un tema delicado porque es fácil ir a donde él fue por muchas cosas. No es fácil para un chico mozambiqueño estar en uno de los mejores clubes del mundo. La infancia que tuve, como era mi familia, o lo que me pasó, o lo que me pasó, siendo un niño pequeño, cómo caminaba una hora para aprender… A veces no puedo venir y no puedo saber. . Cuando digo que ha pasado por cosas más difíciles, quiero decir que no voy a sufrir una lesión. Soy una persona muy alegre, gracias a Dios por cada día que me dio pena tener una vida porque estoy respirando y todo esto es lo más importante.

PAG. ¿Fue complicado desarrollarse en Mozambique?

r. Nació y creció en una familia muy pobre, mis padres lo hicieron para que crecieramos.

PAG. Su padre era futbolista.

r. Mi abuelo era jugador y mi padre era jugador y entrenador. En mi casa jugamos todos, siempre y cuando mi madre. Es una familia muy deportada.

PAG. De esos paseos para entrenar, ¿cuál tiene más impacto?

r. Muchas cosas, estamos ocupados hablando sin terminar la entrevista. Tenía la ilusión de un niño pequeño que estaba dispuesto a pasar por todo, que pasó por todo cuando yo iba, pero era una cosa más seguir mi sueño de ser jugador profesional. Él lo consiguió.

PAG. ¿No me importaba cuando caminaba por esas calles agitadas?

r. Nunca me importó, lo único que me importaba era robar e ir a prisión y nunca pensé en eso en mi vida. Nació sin tener y embutir no iba a cambiar nada.

PAG. ¿Es cierto que en Mozambique hay muchos ayuntamientos?

r. Sí, doy Charlas en huérfanas, pero no sólo por estar donde estoy, es por cómo soy como persona. En mi país la gente me respeta mucho, porque yo respetaba mucho a mis padres. Sé cómo era mi padre, muy feliz. A los chicos les gusta escuchar cómo logró lograr lo que logró. No es una persona superior, pero yo tengo una forma de pensar diferente. Me gusta darme consejos y recibirlos, siempre digo que quiero morir aprendiendo.

PAG. Los médicos del Atlético dicen que tuvieron un paciente ejemplar el año que estuvo lesionado.

r. Lo mencionó de una manera súper positiva. Lo recogí y regresé a mi casa y seguí en la piscina hasta el mediodía o una mañana. Sólo lo hago en la piscina, fría o caliente, lo hago todos los días.

PAG. Así es más fácil entender que en los días fríos el único de sus compañeros entrene con una camiseta de manga corta propia del hombre.

r. Me siento bien así, mi sudor es una agonía. A mis amigos en Mozambique les dije que me divertí un día en Europa porque disfrutaba de las bajas temperaturas.

PAG. ¿Por qué viste a tus compañeros antes y después de los juegos de muleta?

r. Vivo lo que hago, vivo el fútbol, ​​es la calidez que se necesita en esos momentos y mis compañeros también están en mi forma de ser, saben que siempre estarán con ellos.

PAG. ¿Dónde adquiriste esta fortaleza defensiva?

r. Tuve que ver a mi padre, que era el central, y siempre decidí que el talento no alcanzaba y que tenía que trabajar. Trabajo todos los días y luego puedes pasar por cualquier cosa porque no soy perfecto. No quiero jugar, siempre doy el 120 por ciento de mí. Podrías cometer un error contra el Athletic en Copa y recibir un penalti, pero fue por mi agresividad, por cómo vivo los partidos. No me gusta jugar mientras caminas, así que no siento nada. Vivo las fiestas.

PAG. Simeone quiere mejorar su cara ofensiva.

r. Fui lateral y fui muy ofensivo en Francia. Esto debe verse con confianza. Si te unes a un gran equipo y te comprometes a jugar de una forma que no es tu costumbre. Soy ofensivo, pero necesito la confianza del entrenador, de mis compañeros y de mí mismo para estar tranquilos.

PAG. En San Siro, ¿si el central espera a Lautaro Martínez y Thuram, y si el tanque tenderá a defender el ataque de la banda del Inter, cuál es una de sus armas más poderosas?

r. No miro los nombres, estoy aquí para defender el mar y ayudar a mis compañeros. Sólo yo cerca de ti cuando estoy en el campo. Podemos competir cara a cara, incluso si ellos son los favoritos. Sabemos lo que queremos, no es imposible.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Foto del avatar

Melissa Andreina Mendoza Araujo

Entradas relacionadas

Read also x