Gaza pasa cada día más de una vez: “Te lo recomiendo, es una vez al día” | Internacional

Gaza pasa cada día más de una vez: “Te lo recomiendo, es una vez al día” |  Internacional

La semana pasada, cuando le preguntas a un chico por WhatsApp qué va a hacer en su vida, no puedes dejar de especificar si es comida, comida o cena porque, en el mejor de los casos, era la única comida del día. . Mientras tanto, un millón de personas se encuentran ya en la más grave de las cinco fases en las que se clasifican las crisis alimentarias, se dice, con un alto riesgo de morir por inanición. Más del 80% de la población del mundo en esta fase -considerada «catastrófica»- vive ahora junto con Gaza. Con todo en el norte, donde la falta de carne está obligando a algunas familias a preparar la sartén con el enorme peso que alimentaba a los animales y el Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) ha abandonado la introducción de ayuda humanitaria, tras lo cual una muy La noche oscura golpeó a los camiones la semana pasada.

“En Gaza, sencillamente, no hay suficiente comida para todos. Cuando el destino quiere y consigo, es una vez al día. Otros días, no hay tiempo, o lo quieren caro y no puedo pagarlo», resume en un intercambio de mensajes Tamer Ashraf, de 20 años y que, como muchos otros cientos de kilómetros, huyó desde el norte de Gaza hacia la ciudad de Jan Yunis y después, del nuevo orden del ejército israelí, en Rafah, donde más de la mitad de los 2,3 millones de gazatíes esperan un nuevo y anunciado desplazamiento forzoso ante la invasión de la zona.

Toda Gaza pasa hoy hambre, en mayor o menor medida. El 64% viene sólo una vez al día y el 95% les dice las porciones o les da menos a los adultos para no hacer fracasar a los niños, según datos de Naciones Unidas. En el norte, los cientos de kilómetros de personas que se estima que dan al menos uno de los tres indicadores han señalado a Hambruna y están siguiendo los otros dos, según el Comité de Revisión de Hambruna, el equipo internacional de expertos en seguridad alimentaria y nutrición. que analizan los datos. Los controles nutricionales en albergues y centros de salud revelan que el 15,6% de los niños menores de dos años están gravemente desnutridos. Antes de la guerra, prácticamente ninguno. El 3% de ellos padece el tipo de desnutrición más grave: perecerán si no reciben ayuda urgente.

Los datos se plasman en imágenes que pueden mirar la televisión y el diario social: las pieles por un motivo al responder a la comida, las colas de adultos y niños al extender el plato o cualquier recipiente de plástico, las bolsas de ayuda humanitaria, los preciados prohibitivos En el mercado negro, felicidad para aquellos que pueden permitirse el lujo de venir. shawarma (sándwich de carne) por primera vez en más de cuatro meses de guerra…

El PMA describe así sus últimos intentos de ingreso, que derivaron en su suspensión: “El domingo [18 de febrero]De camino a la ciudad de Gaza, el convoy estaba encabezado por una multitud de británicos cerca del puesto de control militar de Wadi Gaza. Luego de presenciar numerosos intentos de personas por subir a los camiones, luego de recibir disparos al ingresar a la ciudad, el equipo pudo distribuir una pequeña cantidad de alimentos en el camino. El Lunes, un segundo convoy hacia el norte, se encontró con un caos y violencia totales cuando el orden público colapsó. Varios camiones fueron saqueados entre Jan Yunis y Deir al Balah [en el centro y sur] y un conductor fue atacado. La harina que quedaba en los camiones se distribuyó espontáneamente en la ciudad de Gaza en medio de gran tensión y entusiasmo”. La agencia reporta “niveles de desesperación sin precedentes”. Nada más recibir ayuda en los últimos días, la policía del gobierno de Hamás, que mantiene el control sobre Rafah, fue a escoltar los camiones que transportaban porque Israel bombardeaba a los agentes, explica el máximo responsable de la agencia de la ONU al paso el día 9 para los refugiados palestinos (OOPS), Philippe Lazzarini, en un encuentro con periodistas en la sede de Jerusalén.

Los niños palestinos desplazados en el interior toman cola en sus contenedores con la esperanza de recibir alimentos proporcionados por donantes árabes y palestinos en la ciudad de Deir Al Balah, en el sur de la Franja de Gaza, el 24 de febrero de 2024. MOHAMMED SABLE (EFE)

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

«Aquí hay mucha ayuda y mucha comida disponible», afirma Yahia Sarray, alcalde de la capital de Gaza, en un mensaje de WhatsApp. “La gente pasa hambre y no puede satisfacer las necesidades básicas, especialmente para los bebés y los niños. Mucha gente sólo come una pequeña comida al día. Van a buscar lo que puedan hacer. A veces intentan buscarse la vida acudiendo a sitios muy peligrosos con la esperanza de conseguir algo comestible. Lo más grande en nuestras vidas es el pan y el dolor”, continúa.

Jeremy Konyndyk, presidente de Refugees International, una ONG estadounidense dedicada a ayudar a desplazados, refugiados y personas sin hogar, anunció este martes en una videoconferencia que “nada puede evitar un caos en Gaza” sin un cambio de bandeja. “Si no permitís una operación humanitaria sin asesinos en mar abierto y en Gaza, la tendréis. Y no será por fenómenos naturales, sino por la forma en que se está planteando esta guerra y las persistentes negativas e intenciones del acceso humanitario, principalmente de Israel. […] lo que por sí solo permitió una de cada cinco solicitudes de circulación en el norte”.

Usa el arma como arma.

En octubre, poco después de que comenzara la guerra, el Ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, anunció una “búsqueda integral” de alimentos, agua, electricidad y combustible en Gaza. “Luchamos contra los animales humanos, por eso nos comportaremos como cuentos”, señaló. Tomado por sus alias, permitió la entrada desde Egipto (no por su frontera, sino por zonas precisas). En realidad en luz verde) de parte de la ayuda humanitaria. Algunos días entran menos de cien años de camiones, durante 500 años antes de la guerra, cuando también funcionaban fábricas e industrias. Además, en las últimas semanas, grupos de ultranacionalistas llevan un diario (y en otras ocasiones lo siguen) para frenarlos. El ejército israelí bombardeó depósitos de alimentos, molinos y panaderías (que operaban en 15 de los 100 casos que tenía). Los portavoces de la ONU acusan a Israel de «destruir el sistema alimentario de Gaza y utilizar los alimentos como arma contra la población palestina» el día 16. Dos días antes, 15 ONG ―como Acción contra el Hambre, ActionAid, Plan International o Save the Children― han dejado constancia de que la resolución 2417 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condena el empeo del hambre en civilis como estrategia de guerra.

La ayuda humanitaria se ha limitado fundamentalmente en las últimas semanas al Sur, donde se concentra la mayoría de la población, a cientos de kilómetros de ellos en campañas normales o improvisadas. Son todos botellas de agua, harina, leche infantil, ajo, asado, vinagre de cocina, azúcar, carne agrandada…

En el mercado se compran productos frescos o envasados, algunos de los cuales se conservaban antes de la guerra. Son pocos y muy necesarios, de modo que ya llevan 10 veces más de existencia. Un kilo de patatas cuesta 14 shéqueles (3,5 euros, a veces más) y un saco de harina, unos 500 (10 veces más). En las calles de Rafah hay 12 o 13 chocolates que antes se sucedían por uno o dos esquemas: “A veces compramos el más barato que ha estado en el mercado porque los precios se han vuelto extremadamente exagerados. El kilo de azúcar puede durar 20 veces más. A otros les gusta lo que recibimos de la ayuda humanitaria. Venimos una o dos veces al día a buscar dinero porque no siempre hay comida en el mercado y los precios cambian todos los días», dice Asma, un joven de la capital abandonada de Rafah.

El trabajo de las organizaciones internacionales y de las ONG se concentra en Rafah, porque la situación es menos trágica, aunque el 5% de los niños menores de dos años estaban adecuadamente desnutridos en los exámenes, según datos de la ONU. Marina Pomares se jubiló el pasado 13 de febrero tras trabajar durante un mes en Rafah como coordinadora médica del proyecto Medici sin Fronteras España. Tenga en cuenta que no veo cifras de nutrición «alarmantes», tratándose de la zona con mayor acceso a los alimentos, pero también de madres incapaces de amar a sus hijos, por lo que no pueden producir alimentos. Vosotros también necesitáis soluciones nutricionales de emergencia para los colectivos más vulnerables, como los niños de cinco años, los avergonzados y los niños lactantes. “Presentan una historia muy similar: la comida. Puedes consumir muchas legumbres, hidratos, harina, alimentos no perecederos… Lo que la mayoría son proteínas”, indica. La carne, por ejemplo, es un lujo en Gaza desde el 7 de octubre, día en el que el ataque de Hamás desencadenó la invasión israelí que afectó a unas 30.000 personas, en su mayoría mujeres y menores de edad, y se convirtió bien. parte de los edificios en el campo.

Los palestinos cargaron bolsas de harina que acompañaban a un envío de ayuda humanitaria cerca de un puesto de control israelí en la ciudad de Gaza el 19 de febrero de 2024.Kosay Al Nemer (REUTERS)

El Gobierno de Israel asegura que Hamás se ha apoderado de hasta el 60% de la ayuda humanitaria (algo de lo que Naciones Unidas no tiene constancia) y es culpable de los problemas de distribución. “El corazón de la botella no está de nuestro lado”, aseguró el coordinador militar para Gaza, Moshe Tetro. La repetición de la idea entre los israelitas ―junto con la popularidad del discurso de que los civiles también son culpables de una u otra forma del ataque del 7 de octubre― ha generado un ambiente favorable a limitar aún más la ayuda, en parte para obligar a Hamás a entrar en los rehenes. capturaron ese día. En su última reunión, publicada el pasado martes, el centro de análisis del Instituto Israelí para la Democracia preguntó: “Apoyas o tepositiona que Israel permite la entrega de ayuda humanitaria a los residentes de Gaza, con la entrega de alimentos y medicinas a organizaciones internacionales no ¿Está vinculado a Hamás o a la UNRWA? El 68% de la población juzgada se declaró en contra, incluido el 31% de los que se definen como malas hierbas.

Konyndyk, que dirigió la división humanitaria de USAID, la agencia de cooperación para el desarrollo del gobierno de Estados Unidos, insiste en una idea: no es necesario inventar su propia manera de evitar un problema. “La forma de trabajo es conocida y se ha aplicado en otros lugares: un flujo inmenso de alimentos”, tanto en el sector humanitario como en el más importante, el comercial. “Ambos están ahora bloqueados en Gaza”, lamenta.

El principal problema, por supuesto, es que “resulta completamente imposible dar una respuesta adecuada a las circunstancias actuales y seguirla sin mucho fuego”. Y recuerdo los elementos. Primero, los datos no muestran el exceso de mortalidad típico de una hambruna, pero revelan la bondad de una gran mayoría de personas que no se preocupan por los hospitales, en todo el norte. Otros, que en una hambruna el grueso no muere de hambre, sino de infermedades, y hoy en Gaza sólo funciona para cinco de los 35 hospitales y el 70% de los niños tienen diarrea. “Si tuvieras un poco de cólera ahora, se extendería como el polvo”, concluye.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Foto del avatar

Melissa Andreina Mendoza Araujo

Entradas relacionadas

Read also x