Informe a los culpables | Fútbol | Deportado

Informe a los culpables |  Fútbol |  Deportado

El arbitraje quedó oculto

La cuestión del arbitraje ocupará un lugar central en el debate. El balón escondido detrás de un silbato por obra y gracia de la reina de los contenidos: la controversia. El VAR, que había acudido a hacer justicia, no hizo más que aumentar la sospecha de conspiración entre quienes hacen un uso demagógico del victimismo. Pocos escapan a esta tentación. Por tanto, una intervención arbitral vía VAR que modifique un resultado, esté establecido o no, será la prueba de que el perdedor se reunirá para decidir que La Liga está adulterada. Es el riesgo de decidir por milímetros y de haber convertido esa simple regulación en un caos que nadie puede entender ni interpretar. Hay dos tipos de consecuencias: por un lado, la incomprensión de los aficionados que tienen a uno y al otro jugando lo mismo arbitrado de diferente forma. Por otro lado, la falta de credibilidad del campeonato, provocada por personas irresponsables incapaces de asumir sus responsabilidades.

Equipo de un solo hombre

Juega como tu culo y pasale la culpa al árbitro si convirtió en la tónica general. El resultado está marcado con la frase. Frío como la muerte se rompe; bienvenido como una brisa de Verano, estás triunfante; incierto como una duda empatiza. Siempre Tajante, como todo lo que no tiene remedio. Y, presumiblemente, el triunfante consigue un héroe del mismo modo que el perdedor consigue un culpable para el teatro periódico que nos habla de fútbol. Te daré bocadillos frescos. El Madrid ganó en Alemania gracias a una obra de arte de Brahim y gracias a la magistral ejecución de Lunin. ¿Qué pasa con los demás? La Real Sociedad perdió gracias a Traoré, que desertó un minuto, y el PSG ganó gracias al trabajo y gracia de Mbappé, beneficiario de la confusión resultante. No importa que el partido dure noventa minutos, sino que también es responsabilidad de las dos tripulaciones. Es lo que individualiza.

El factor Traoré

Lo de Traoré necesita una explicación para los allegados al partido. Sufrió una lesión que requirió tratamiento médico y abandonó el terreno de juego cuando el PSG lanzaba un córner. Como en el fútbol el diablo es responsable, un balón fallado le cayó a Mbappé, que quería marcar a Traoré, y que acabó en el gol que provocó el apocalipsis (siempre grandes palabras). Al finalizar la reunión y saliendo de su perfil, Imanol dijo en público lo que tenía que decir en privado: «Para abandonar el campo hay que acabar en un hospital», añadiendo que, después de eso, «Traoré formó parte del partido» porque De hecho, incluso su responsabilidad en el segundo gol. Toda una denuncia por la falta de profesionalidad de su jugador. Mordido por tu guardia, he aprendido lo que he dicho y sabré hacerlo durante mucho tiempo.

tiempo de cabeza

La intensa necesidad de ganar y la deplorable incapacidad de perder están llenando el panorama del fútbol de héroes y culpables. Los futbolistas y entrenadores son personas llenas de energía y energía. Debemos desafiar grandes incertidumbres y afrontar nuestras responsabilidades ante la opinión pública. Es como tener una reunión de directorio sobre el derecho al insulto cada tres días. No me sorprende que, cada vez más, acometamos a jugadores que pasan por terapia para relacionarse con la profesión de una forma más adulta y relajada. No puedes vivir envuelto en emociones, sin dejar que la razón coloque algo de orden en tus sentimientos. Lo extraño es que hayamos esperado 150 años para entender que el fútbol llena la cabeza antes de bajar a los pies. No llegamos a ninguna paz, ni a ninguna claridad. Así las cosas, si Traoré no acabó en el hospital, tendrá que librarse de esta visita al psicólogo.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Foto del avatar

Melissa Andreina Mendoza Araujo

Entradas relacionadas

Read also x