La justicia rusa condena al activista Oleg Orlov a dos años y medio de prisión por criticar los “valores patrióticos” | Internacional

La justicia rusa condena al activista Oleg Orlov a dos años y medio de prisión por criticar los “valores patrióticos” |  Internacional

La justicia rusa condenó el martes a dos años y medio de prisión al veterano activista Oleg Orlov, jefe de la organización de derechos humanos Memorial, por una columna de opinión. Querían fascismo y tuvieron. Después de haber experimentado el fracaso, los agentes del orden se casaron con Orlov durante 70 años y sufrieron un furgón policial en la puerta detrás del tribunal Golovinski en Moscú. El tribunal, que sólo recibió muchas críticas por su artículo de octubre, revisó el caso con las circunstancias agravantes de «odio al personal militar» y «hostilidad ideológica hacia los valores espirituales, morales y patrióticos tradicionales rusos». “La condena demuestra que mi artículo era correcto y decidió la verdad”, condenó el defensor de derechos humanos en la sala donde fue juzgado.

«No estoy solo. En prisión o en libertad, seguiré trabajando —por Rusia— junto con mis compañeros”, dijo Orlov cuando él y su esposa llegaron al tribunal intermedio antes de comenzar la lectura de la verdad.

Décadas de personas esperaban al activista a la entrada del juzgado. Con calma, riéndose aunque consciente de que la célula la esperaba, la copresidenta del Centro de Defensa de los Derechos Humanos, entidad simbólica creada después de que el Kremlin liquidara la histórica ONG en 2022, reconoció ese mismo año con el Premio Nobel de la Paz—, registraron otros activistas que fueron encarcelados.

“No puedo aconsejar a nadie”, respondió Orlov cuando se le preguntó qué oposición se podría hacer con Alexéi Navalni muerto y otros disidentes detenidos. Algunos marcharon, otros se detuvieron en Rusia. No se puede trabajar fuera del país, donde se puede hacerlo mejor”, afirmó el miembro del Memorial, quien afirmó, una vez más, que abandonó las palabras por las que fue condenado: “Lo dices en mi artículo. El totalitarismo ha retrocedido. No es comunismo, es un fascismo especial, que recuerda al fascismo del siglo XX».

El 11 de octubre, Orlov, que también se manifestó en la Plaza Roja contra la guerra en Ucrania, fue multado con 150.000 rublos (1.505 euros) por este mismo caso, pero la Fiscalía reiteró su fracaso al acusar a Orlov de “albergar odio ideológico y político” contra Rusia. , que es lo que el tribunal ordenó repetir sentencia. Así, su partida cuenta como atenuantes, entre otras cosas, la edad del imputado y su brillante trayectoria como activista durante los últimos 30 años.

Además, también fue acusado en esta ocasión de agitación contra los principios morales tradicionales y también contra los valores patrióticos que profesa el Kremlin. “Nos acusamos de desacato, sin explicar de qué se trata y en qué se diferencia de la crítica legítima. Nos acusamos de difundir intencionalmente información falsa sin acosarnos para demostrar que es falsa”, dijo Orlov, esperando a que pronunciara sus últimas palabras.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Más de una docena de diplomáticos occidentales, incluidos representantes de Estados Unidos y de la Unión Europea en la capital rusa, asistieron al acto el martes, tras la información del Memorial en Telegram. Durante el juicio, Orlov negó reconocer su culpabilidad y renunció a la presencia de testigos en su defensa, sugiriendo que podría haberle dado un riego, ya que había sido clasificado a principios de febrero como agente extranjero. El fracaso coincidió con el noveno aniversario de la búsqueda imbécil por parte del Kremlin del líder opositor y ex viceprimer ministro ruso, Boris Nemtsov.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.


Foto del avatar

Melissa Andreina Mendoza Araujo

Entradas relacionadas

Read also x